Yo te sigo...

A veces no podemos darnos cuenta

que nuestra alma se quedó atrapada

en un momento difícil

de nuestra VIDA...



Cuando alguien muere, cambia del plano...

deja de estar presente con su cuerpo:

Y de forma inconsciente le decimos

"Yo te sigo..."






Y, aunque parezca que seguimos presentes...

Nuestra alma está allí...

Lejos...

O hace tiempo...

Cuando este dolor tan grande nos llevó

a quedar congelados...


*  *  *  *  *

*  *  *

*
(Imagen de la artista Susagna Urgell
Del Blog de Pizarr: El mundo de los sueños)




Cuando sufrimos una pérdida, un ser querido muere, podemos:
  • Extrañar a esa persona
  • Sentir tristeza
  • Estar enojados porque nos parece injusto
  • Sentir culpa por no haber hecho lo suficiente
  • No poder concluir nunca el duelo
De alguna forma generamos accidentes, limitaciones o enfermedades que ponen en riesgo nuestra propia VIDA... y no estamos presentes para los que están aquí, con nosotros, en la VIDA.
Y todo esto se debe a que, en algún espacio interno deseamos seguir a la muerte a ese ser querido.

Bert Hellinger, en el marco de las Constelaciones Familiares, ha descubierto que esta es una dinámica muy frecuente, aunque el protagonista no pueda aceptarlo a nivel consciente. La llama: "Yo te sigo".  Y puede verse en un taller de CF que muchas veces es la causa de importantes alteraciones en lo cotidiano.


En este Taller trabajaremos con Constelaciones Familiares y las nuevas comprensiones de la Hellinger Sciencia.



TALLER DE CONSTELACIONES FAMILIARES EN MORÓN

Sábado 13 de noviembre de 17 a 21

Lunes 22 de noviembre de 17:30 a 21


Coordina: Lidia M. Domes
Consteladora Certificada en el Centro de Constelaciones Familiares y Soluciones Sistémicas de Chile. 
Directora: Cristina Llaguno.

Inscripción: lidiadomes@gmail.com 


10 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Creo que la mía está conmigo.
Aunque a veces tengo dudas.

Besos.

juan chaves dijo...

El sólo hecho de tener una duda es la prueba concreta de que el alma existe.

Lidia M. Domes dijo...

Toro:
Si nuestra alma no está, nuestro cuerpo perece... pero a veces algún rayito puede haber quedado en situaciones difíciles o dolorosas, y aún permanece, hasta que podamos recuperarla...

Juan:
Si, seguro que existe!!!

La pregunta es: Vivimos totalmente en el presente o esos rayitos extraviados nos llevan a recordar con dolor, o con enojo esos traumas o situaciones difíciles????

A través de las Constelaciones podemos vislumbrar y sanar esos aspectos en nosotros para empezar a vivir cada vez más conectados a nuestra esencia y disfrutando cada instante:::

Un gusto tenerlos de visita!!!!

Abrazos a los dos!!!!

Lidia

alma dijo...

muy interesante

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Guau!!! De todo corazón me encantaría ir a ese taller!!
Te bendigo con amor mi dulce amiga

Isaac

Ŧirєηzє ✿ܓ dijo...

es cierto que cuando pierdes a alguien..lo pierdes para siempre...pero yo creo que en ese mismo momento de perderlo...
algo se queda dentro de ti...y ya nadie te lo arrebata nunca...
ami me ha pasado..
las personas que perdi..estan conmigo...mucho mas incluso que las que viven dia a dia a mi lado...
es dificil de entender...pero si lo he sentido yo....

buen post...
saludos...¡¡¡
:-)

Abuela Ciber dijo...

Hacer un luto de varios meses ayuda a que nuestra alma se apasigue, luego la razón prima.

Te deseo que esta semana:
Que pases buenos día y alegres la vida. •
Sonrié, sueña, vive y se feliz.
Tú vida es lo más importante.

Cariños

Lidia M. Domes dijo...

Alma:
Un taller de Constelaciones es para vivirlo, participar, vivenciar... y no puede explicarse con palabras...

Gracias Isaac!

Ŧirєηzє:
Es diferente guardar con Amor en nuestro corazón y recuerdo a los seres que amamos y han partido, que seguirlos hacia la muerte... inconscientemente, dejando de vivir el presente por añorar lo que nunca más será....

Abu:
El tiempo de duelo por alguien que amamos es absolutamente necesario.... y luego, dejarlos en paz y seguir viviendo.

Abrazos y besos.

María Jesús Verdú dijo...

Sin duda, las constelacioens nos enseñan a ser conscientes de ese dolor el cual nos mantiene aprisionados.

Creo que es algo que nos puede pasar a todos y que la persona que constela puede llegar a superar bloqueos inconscientes con la ayuda de esta terapia pues el alma familiar nos afecta a todos.

De hecho, Lidia yo estoy valorando la posibilidad de tomar parte en las constelaciones para encontrar ayuda en pautas que siempre se presentan.

Te dejo un cariñoso saludo

Lidia M. Domes dijo...

Pena que estés lejos, María Jesús...

Sería lindo compartir el taller contigo!!!

Un abrazo!