Como un niño

















Se abrió mi corazón: como un niño me sentí. Y sentado a la orilla de mi mar escuché en silencio todo lo que él me contó.

Sin nostalgia me susurró al oído canciones olvidadas, y evoqué entonces besos antiguos, hoy ya de arena y piedra.

La ardua y trasnochada carretera hacia mi mismo me llevo hacia el roquedal donde el viento habla de la verdad y solo verdad dice...

Y sentí en aquel preciso instante el influjo velado... la llamada secreta... la señal... la voz profunda de lo cierto...

Qué soy?.-me pregunté.

Y mi pregunta fue plenamente contestada por el silencio majestuoso del cielo abierto y luminoso...

Lejos quedaban los naufragios, las rotondas sin salida, el bogar a la deriva, la isla que dejé de lado, y aquellos vientos imposibles, aquellos que se paraban desinflando las velas, y que me conducían a la desidia de lo estático...

Superviviente, como un niño, fui de un lado a otro de la playa, clavando aquí y allá mi pensamiento, tomando la vida, aquel corto paseo, como un juego...

Abrí el pequeño libro en blanco... lo hojeé... y me conmovió el verlo tan limpio... tan sagrado... tan cargado de futuro...

Abrí la página primera...
Quería conocer...
Saber...

“AHORA”

Eso, nada más. Eso sólo había escrito en aquel prólogo sin noche... Sólo esa palabra hallé en aquel libro que temblaba, lleno de luz, al fin milagro, entre mis manos infantiles...

Publicado por Joan Pinardell en: Café Pessoa

10 comentarios:

Capricornio dijo...

De tortas entonces ya no hay que hablar. Te había dejado un recado en tu email y seguiré esperando tu respuesta: vives cerca de Avenida Callao? Me avisas por favor!
Sería una grata sorpresa para tí!

AHORA es una de las mejores palabras, de lo contrario el tiempo pasará y no sabés si podrías mañana...ese libro es muy cierto!

Lidia M. Domes dijo...

Capricornio:
Yo te contesté... y tu torta está en el otro blog!!! ¡¡¡Gracias!!!

Un abrazo!!!

Lidia

TOROSALVAJE dijo...

Además de ahora, aquí.

Aquí y ahora.

Besos.

julio-entuinterior dijo...

No se puede escribir un libro con tan pocas palabras y con tanto significado. Pero como dice el autor, hay que volverse niño para entender ese libro en blanco.
Me ha parecido inspiradísimo el texto.

Un abrazo

P.D. Mañana dia 10 :))

TEA CUP CLUB dijo...

muy lindo el post de hoy.

Te dejo mi mejor tacita de te con muchos terroncitos de amistad

Veronica
teacupclub@gmail.com

Lidia M. Domes dijo...

Toro:
Coincido... la Presencia Completa en cada instante... Siempre me quedó una duda... es acerca de si el mundo existiría si yo no estuviera aquí para apreciarlo...(no en el sentido egocéntrico) para mi hay misterios...

Julio:
Acaso no escribimos nuestr libro cada día!!! entonces, antes de comenzarlo...estabaa blanco como el del niño de Joan...

Joan es el artista que me prestó sus obras para iliustrar mis Haikus...

Verónica: Gracias por tu visita!!!

Abrazos!!!

Lidia

Silvia dijo...

Maravilloso lo escrito por Joan!!
Gracias Li por publicarlo!!

Abrazos!!!! Silvia

El rincon de mi niñez dijo...

Abrí el pequeño libro en blanco... lo hojeé... y me conmovió el verlo tan limpio... tan sagrado... tan cargado de futuro...
¡¡que bonito Lidia!!

vengo de tu otro blog, de comerme virtualmente la sabrosa torta de chocolate y ahora esta--¡¡por Dios!! una mas rica que la otra .
Besos

Trini dijo...

A veces, de esa primera palabra, surge una vida entera.

Precioso texto; felicidades por el Joan.

Más felicidades Lidia y,otro pedacito de tarta, ummmm

Abrazos

Lidia M. Domes dijo...

Silvia:
Muy lindo, y la imágen, preciosa!!!

Marisa:
Estas se pueden deleitar... no engordan ni caen pesadas!!!
qué bonita la imágen del libro, no?

Trini:
Si... todo es cuestión de escuchar al corazón...

Besos!!!

Lidia