Desarmando al crítico interno

Muchos de nuestros proyectos de creación de la realidad no llegan a manifestarse. Nos preguntamos porqué. La mayoría de las veces somos nosotros mismos quienes impedimos que el deseo se convierta en logro. Por supuesto, no es algo que hagamos consciente ni intencionalmente, sino que sucede en un plano profundo de nuestra conciencia, actuando de manera sutil pero persistente. Una de las fuerzas internas que puede determinar el fracaso de un proyecto de creación es la voz del crítico interno.

El crítico es esa parte de nosotros mismos que insiste en que hacemos las cosas mal, que podemos fallar, que siempre nos comportamos estúpidamente, que somos feos, y cantidad de disparates semejantes. Muchos afirmarán que la voz del crítico se siembra en la infancia, de la mano de un padre sobre exigente o un hermano celoso. Mas allá de lo interesantes que pueden resultar estos análisis, creo que lo importante es aprender a identificar esa voz y cancelarla.

Aquí van algunos trucos para empezar nuestro entrenamiento en este tema:

1. Atención.

Para atrapar al critico hay que estar muy atentos. ¿Atentos a que? Al diálogo interno. Diálogo interno es ese pequeño monólogo que transcurre dentro de nuestra cabeza mientras transitamos la vida. Debemos concentrarnos, al menos durante un tiempo, al comienzo, en prestar atención a esa voz interna.

2. Palabras Clave.

El vocabulario del critico suele ser estrecho. No por un problema de falta de términos (suele ser muy erudito y argumentativo), sino porque elige especialmente aquellas palabras que sabe que nos van a herir. Sus preferidas son: "siempre (como en "siempre terminas dejándote engañar"), "nunca" (como en "nunca haces nada bien"), frases que diagnostican estupidez o impericia, fealdad o falta de voluntad; en general son aquellas cosas que mas nos dolería escuchar si nos la dijera una persona querida. Pero...quien necesita enemigos cuando tiene un crítico interno fuerte y vociferante!

3. Momentos pico.

El crítico está siempre despierto y activo (excepto, por supuesto, cuando meditamos), pero hay momentos en los que se entusiasma y expresa con mayor nitidez. Esos momentos pueden convertirse en pesadillas, o en grandes oportunidades de atraparlo!Presta atención a lo que te dices a ti mismo en los siguientes momentos:- cuando te presentan gente nueva (y estás pendiente de tu imagen).- cuando estás acercándote a alguien que te atrae.- situaciones en las que has cometido errores.- situaciones en las que estás sintiéndote atacado.- interacciones con figuras de autoridad.- situaciones de conflicto interpersonal.- situaciones en donde se puede lograr un gran éxito pero también hay riesgo de fallar.- conversaciones con parientes.- conversaciones con personas con las que sientes desaprobación.

4. Lleva un registro.

Al crítico lo desmorona el hecho de ser observado. Siente que eso lo despoja de su rol. Si mantienes un registro de lo que te dice durante una semana, notarás inmediatamente una disminución de sus ataques. Debes hacer esto sin ánimo de torturarte con tus resultados porque le estarías haciendo el juego al crítico (y dando argumentos para que siga atacando). Simplemente rastrea esas voces y regístralas objetivamente, sin analizarlas. Ya llegará el tiempo de hacer algo con esa información.

5. Análisis posterior.

El análisis posterior quizás requiera la asistencia de otra persona, pero puedes comenzar tu auto análisis identificando a que categoría pertenece cada ataque.

Todas las frases que te dice el crítico interno responden a una de dos categorías:

  • o pretenden forzarte a hacer algo (o no hacerlo).
  • o pretenden forzarte a no sentir algo (o a sentirlo).

El resultado de este análisis te mostrará el tipo de vida que el crítico pretende que vivas. Después, con tu decisión y tu libre albedrío de tu parte, elegirás si deseas seguirle el consejo, o vivir la vida tal como tu deseas.

Escrito por: Lic. Flavia Carrión

www.astroser.com.ar

8 comentarios:

Tánatos dijo...

Vaya, si que me será útil, ya que mi vida es un caos. Suerte que me tope con tu blog… que sorpresas te da la red.
Seguiré explorándolo, veo que tienes cosas interesantes y muy útiles.

Pasión dijo...

Es así nomás Lidia!!
Hay que estar atentos con el crítico!

Gracias por tu reciente visita.
Un abrazo!
Pasión

Lidia M. Domes dijo...

Hola Tanatos y Pasión:

Sólo soy una buscadora más en busca se su s propias respuestas,
comprendiendo que a veces los adoquines de caminos de otros
(estos escritos que presento y que no me pertenecen)
pueden ayudarnos a comprender el nuestro…
transitando nuestro camino de a ratos con aquellos que se encuentren en sintonía,
con coincidencias momentáneas para abrir los ojos juntos,
sorprendernos, amarnos de algún modo diferente
que nos abra a lo que realmente somos y que se halla en el centro de nuestro ser,
oculto casi siempre a nuestros ojos,,,

Tal vez una palabra a tiempo o un silencio,
nos abran a realidades diferentes de comprensiones mucho más profundas,
de amar en forma verdadera al mundo y a la humanidad sin distinciones…
Quién puede con la mano en el corazón decir qué es bueno o que está bien
o tal vez equivocado, malo , feo, falso o desequilibrado,
si no tal vez sólo proyectando lo que en si mismo no alcanza a divisar,
está vedado por heridas viejas que lo bloquean y que lo mantienen
con una visión limitada de lo que es la Vida,,,

Al compartir estos escritos con ustedes busco abrir también mi corazón,
y mi mirada y porqué no mi conciencia
con la certeza que una vez desvelada la Verdad
no quedan posibilidades de esconderla…

Gracias por la visita!!!

Lidia

Capricornio dijo...

La palabra escrita y compartida es de todos. Los presentas aquí y aquí mismo los leo yo y me los apropio. Discernir. Saber elegir lo que es bueno y real para mi. Que grandes verdades se manifiestan, pero solo el tiempo y la madurez propia hace que uno logre ese grado crítico.
Mi conversación interna es muy profunda. Pero quizá no llevo la bitácora al día ó ido dejando cosas claves en el camino.
Gracias x volverlas a plantear.
Un abrazo.

yoymimismo dijo...

Somos ese crítico...ese ser sin amor y lleno de dolor, que desde adentro nos condena en juicios cobardes y temibles...si...

Pero somos amor y luz...y como tu lo adviertes, el amor y la observación sanarán ese dolor que tanto nos duele...

Paz,

Isaac

TEA CUP CLUB dijo...

Lida querida, me encanto mucho lo que has escrito, con tu permiso lo imprimi y sera compartido en la proxima reunion de nuestras TAcitas de Te, es algo tan cierto y se debe de tomar muy en cuenta.

Lidia, mil gracias por tu comentario en nuestro blog, te he enlazado en nuestros links, me gusta mucho como escribes y se que a ellas les va encantar visitarte en este rinconcito tan lindo.

Te dejo una tacita de te con carino, estamos en casita con mas tacitas de te para ti

Besos
Veronica

Lidia M. Domes dijo...

Capricornio:
Yo también me apropio de palabras, de escritos y de todo aquello que sea para comprender mejor la vida.
Hay tanto material excelente que se escribe para compartir, a cada uno le llega en su momento, y a veces cuando uno lo mira con ojos más atentos, descubre nuevos sentidos en las mismas palabras…¿qué cambió entonces?
Nuestro contacto con la Vida y con la gente nos va ampliando la mirada poco a poco…

Isaac:
Ese crítico opera en nosotros pero…cuando comenzamos a observarlo, nos damos cuenta que somos mucho más que eso, somos Amor que es el sustento de la Luz, de la Paz y la Alegría que nos permite vivir cada momento en plenitud,

Verónica:
Es un placer para mi pasar a compartir momentos y escritos, y también sentimientos que brotan desde el alma, bienvenidos todos los que pueden tomar algo que les sirva de lo que yo encuentro en mi búsqueda incesante en el afuera, en la red, libros y canciones y también desde lo interno cuando surge!!!
Y te acepto el tecito con alegría de compartirlo virtualmente por ahora,

Gracias a todos por estar aquí!!!! Lidia

Flavia dijo...

Por esas cosas de las sincronicidades pase por aqui, y veo que has publicado un articulo mio...increible!

Gracias por difundir y compartir con aquellos a quienes no conozco, pero -sobre todo- gracias por el respeto y el amor que me has demostrado al citar la fuente.

Te envío un abrazo emocionado,
te visitaré seguido!

Flavia Carrión
www.astroser.com.ar